Si hay algo de una claridad meridiana en nuestra comarca es que la localidad de Mendaro es la puerta del karst del Bajo Deba; pero quizás resulta menos conocido que la colina de Aizkoltxo es su umbral: el límite Paleolítico-Kárstico del Bajo Deba. Esta modesta colina que ocupa una superficie de poco más de dos hectáreas y que se eleva sobre el río Deba apenas unos 55 metros, constituye un elemento único del paisaje kárstico del Bajo Deba, un mojón natural que nos indica que estamos adentrándonos en un fascinante y singular reino de la caliza que no dejará a nadie indiferente.

limite Paleolitico-Karstico del Bajo-Deba

Mendaro es la única localidad del Bajo Deba que se asienta enteramente sobre terrenos calizos, justo al inicio del paisaje kárstico del Bajo Deba según nos desplazamos de Elgoibar hacia el mar. Además, su propio casco urbano está dividido por el río Deba en dos núcleos principales: Mendaro Azpilgoeta, que está ubicado sobre terrenos del Karst de Arno, y Mendaro Garagarza, que se ubica sobre terrenos del Karst de Izarraitz. En la práctica, los espeleólogos utilizamos el río Deba como línea para dividir el paisaje kárstico del Bajo Deba en dos partes: el Karst de Arno, que comprende los terrenos calcáreos de la margen izquierda del Deba, y el karst de Izarraitz, que comprende los terrenos situados en la margen derecha.

Pero siguiendo con nuestra disertación sobre la colina de Aizkoltxo, a simple vista lo primero que comprobaremos es que se trata de un más que modesto mogote calizo totalmente sitiado por carreteras, pistas y pabellones industriales; e, incluso, carcomido por una antigua cantera y por los desmontes más recientes de una carretera de acceso a un polígono industrial aledaño. Un entorno totalmente agresivo que no consigue, ni mucho menos, desmerecer los numerosos patrimonios que alberga este peñasco y todo lo que representa. Y por todo ello queremos comenzar con dos de sus valores que de por sí ya merecen un monumento.

aizkoltxo. colina kárstica en peligro

Vista de la colina de Aizkoltxo en la actualidad, con su inconfundible boscaje de encina atlántica que constituye el primer encinar del paisaje kárstico del Bajo Deba.

Propuesta para la elaboración de una señalética monumental de nuestro patrimonio natural y arqueológico: el límite Paleolítico-Kárstico del Bajo Deba

Nuestra propuesta para diseñar un monumento que iría emplazado junto a la colina de Aizkoltxo, entre la carretera nacional y la vía de acceso al polígono industrial de Kurutz Gain, sería la de un monolito con forma de obelisco erigido sobre un más ancho pedestal. Si tenemos en cuenta que los obeliscos se suelen utilizar para conmemorar un evento reseñable, el hallazgo en la colina de Aizkoltxo de dos piezas del arte mueble magdaleniense que son referentes a nivel del arte paleolítico europeo se puede considerar algo más que un evento reseñable.

Arte mueble del Paleolítico magdaleniense encontrado de la cueva de Aizkoltxo

Además, si a su vez tenemos en cuenta que este tipo de monumentos también se utilizan como mojones o hitos para señalar límites o fronteras, un obelisco de unos tres metros de altura sería la construcción ideal para señalar que justo en Aizkoltxo se encuentra el límite de la caliza o del karst del Bajo Deba y, por tanto, de su arte paleolítico, ya que éste prácticamente sólo lo encontramos en sus cuevas. En definitiva este monolito señalaría el inicio del karst y el inicio de los hallazgos más importantes del arte mueble paleolítico del Bajo Deba.

limite Paleolitico-Karstico del Bajo-Deba. límite de la caliza.

Fotografía aérea oblicua del entorno de Aizkoltxo y Mendaro. Con línea roja discontinua se ha representado el límite de la caliza.

proyecto monolito límite Paleolítico-Kárstico del Bajo Deba

Un posible modelo de obelisco para ser erigido en Aizkoltxo, justo sobre la línea de inicio del Karst junto a la carretera, lo que lo haría visible a todos los viajeros que circularan en ambas direcciones. El obelisco indicaría que Aizkoltxo es el lugar de inicio del paisaje kárstico y del arte paleolítico del Bajo Deba, y, quizás, en un futuro no muy lejano también podría señalar el inicio de la Ruta del Karst del Geoparque de la Costa Vasca.

 

Proyecto monolito limite Paleolítico-Kárstico del Bajo-Deba

Posibles leyendas del hipotético obelisco de Aizkoltxo. Las decoraciones se corresponden con los dos hallazgos del arte mueble magdaleniense realizados en la colina de Aizkoltxo, por ello se repiten en dos caras del obelisco; pero como estamos convencidos de que en Aizkoltxo se realizarán otros meritorios descubrimientos, sólo es cuestión de tiempo el que no se repita ninguna decoración.

Para terminar, también habría que indicar que si algún día el municipio de Mendaro entrara a formar parte del Geoparque de la Costa Vasca y se desarrollara el proyecto de la Ruta del Karst, La colina de Aizkoltxo tendría que ser, dentro de toda lógica, el punto de partida de esa Ruta, y el obelisco de Aizkoltxo también señalaría ese inicio.

Vista del primer cartel anunciador del Geoparque de la Costa Vasca, entre Mendaro y Deba, a la altura de Tantorta.

Vista figurada de lo que sería el monolito de Aizkoltxo y el primer cartel del Geoparque de la Costa Vasca en caso de que Mendaro entrara a formar parte de él.

En cuanto a la creación en Aizkoltxo de un monumento que reivindique el singular paisaje kárstico y el excepcional patrimonio paleolítico de Mendaro, que además sería más amplio y asombroso cada año que pasara, a más de uno le podrá parecer superfluo, innecesario e, incluso, un gasto inútil. Sorprendentemente, sólo tenemos que recorrer unos cuantos kilómetros acercándonos a los pueblos de su entorno para darnos cuenta de que la implantación de monumentos y marcación de puntos de interés para reivindicar sus valores naturales y arqueológicos llevan años llevándose a cabo. Es más, podría decirse que Mendaro lleva mucho retraso en esa labor a pesar de que su patrimonio natural y arqueológico pueda llegar a tener una mayor entidad. Sin ir más lejos, sólo tenemos que desplazarnos a la vecina localidad de Deba para encontrarnos en sus proximidades una rotonda que nos recibirá con un curiosa silueta que no es más que una representación esquemática del más conocido colgante magdaleniense de la relativamente cercana cueva de Praileaitz.

Rotonda en las cercanías de Deba con la silueta del colgante magdaleniense más famoso de la cueva de Praileaitz.

También en Deba encontraremos profusamente señalizado el recorrido denominado Valle de la Prehistoria, que parte de la margen izquierda de la ría del Deba, en terrenos del municipio de MutriKu, para concluir junto a la cueva de Praileaitz. A lo largo de este recorrido del Valle de la Prehistoria encontraremos numerosos paneles explicativos, réplicas de huesos y piezas arqueológicas, y hasta algún mirador.

Otro ejemplo de monumento en rotonda con réplica prehistórica lo encontramos en la cercana localidad de Soraluze, también en el Bajo Deba, e , igualmente, con la misma ubicación en un acceso al núcleo urbano; pero, contrariamente, en esta rotonda nos encontraremos dos grandes leyendas, una en euskara y otra en castellano, en torno al monumento que representa un menhir. Con este monumento la localidad de Soraluze pone en valor y reivindica su patrimonio prehistórico dolménico que jalona la línea de cumbres de la sierra de Karakate.

Rotonda en las cercanías de Soraluze con la representación de un menhir en su centro y dos grandes paneles de chapa a su alrededor, con las leyendas: RUTA DE LOS DOLMENES y DOLMENEN IBILBIDEA.

Ya fuera del Bajo Deba, pero dentro de la Ruta del Flysch del Geoparque de la Costa Vasca, encontramos el reconocido punto de interés geológico denominado Límite Cretácico-Terciario (límite KT) o Límite Cretácico- Paleógeno (límite KP), un más que famoso límite geológico situado en el extremo noreste del Geoparque, que debe su fama a poseer indicios del impacto del meteorito que provocó la extinción de los dinosaurios. Teniendo en cuenta este límite Cretácico-Terciario de la Ruta del Flysch, el Límite Paleolítico-Kárstico de Aizkoltxo sería el segundo límite del Geoparque, pero éste estaría dentro de la Ruta del Karst y sería un límite geológico y arqueológico. Por otro lado el Límite PK de Aizkoltxo estaría ubicado en el extremo opuesto del Geoparque, en el extremo suroeste.

Vista de los estratos del flysch de Zumaia, dentro de la Ruta del Flysch del Geoparque de la Costa Vasca, en los que se localiza el límite Cretácico-Terciario (límite KT) o límite Cretácico-Paleógeno (límite KP). Este límite consiste en un delgado estrato que muestra indicios del impacto del meteorito que provocó la extinción de los dinosaurios.

Morkaiko Leizarpe Espeleologia Taldea