FÓSILES ¿Qué son?

Fósiles Qué son

FÓSILES ¿Qué son ?

 

La fosilización es una transformación físico-química que a lo largo de cientos de miles de años va sufriendo el organismo (ya sea este un animal o una planta) hasta convertirlo en fósil.

La fosilización se da en casos excepcionales, ya que deben existir condiciones ambientales propicias para que pueda darse, entre otras y muy especialmente la ausencia de oxígeno, principal factor de descomposición cuando un organismo muere.

Al igual que el proceso de fosilización requiere de muchísimos años, también es un proceso de mucho tiempo y paciencia el hecho de descubrir y recuperar los fósiles.

Se le llama fósil a cualquier resto de origen animal o vegetal o a la impresión que haya dejado algún organismo que vivió sobre la Tierra en épocas geológicas muy remotas y que por diversas causas no se desintegró, sino que se conservó (en su totalidad o alguna de sus partes) de manera más o menos intacta, pasando a formar parte de la corteza terrestre.

Gracias a los estudios científicos, exploraciones e investigaciones que realiza la Paleontología, se han podido descubrir y rescatar muchos fósiles, aunque se considera que es un porcentaje mínimo respecto a lo que se supone debe estar aún en las más profundas capas de la Tierra.

La Tafonomía es la ciencia que estudia la dinámica del proceso de fosilización, proporciona información paleobiológica y geológica que ayuda a entender las características y razones de conservación del fósil.

Los fósiles y su proceso de transformación pueden clasificarse según diversos aspectos. Lo explicamos a continuación: 

 

Tipos de fosilización según el proceso geológico

 

 

Permineralización o petrificación

Es el proceso que se da cuando el organismo o alguna de sus partes se mineralizan, formando una copia fiel sobre la piedra. Al morir, muchos organismos van a parar al lecho de ríos y pantanos y van quedando sepultados por capas de sedimentos que, además, lo ayudan a su conservación.

Con el paso del tiempo la materia orgánica va siendo sustituida por los minerales circundantes, convirtiéndose de esta manera en fósiles petrificados.

Por lo general son las partes más duras de los organismos los que se mineralizan (huesos, dientes y caparazones y conchas de animales), aunque también se han encontrado fósiles petrificados de huevos, plantas y frutos.

Inclusión

La inclusión se produce cuando el organismo queda atrapado dentro de ambientes o materiales que permiten su conservación más o menos intacta hasta nuestros días. Según sean las condiciones, este tipo de fosilización puede ser:

  • Gelificación o congelación: se da en zona de glaciares. A lo largo de la historia se han producido diferentes glaciaciones en los que se presupone que muchos ejemplares de diversas especies murieron y quedaron sepultados debajo de grandes capas de hielo que permitieron su buen estado de conservación. En Siberia y Alaska se han encontrado mamuts congelados por más de 25.000 años en perfecto estado de preservación, pudiendo encontrar incluso, alimento en su aparato digestivo.
  • Momificación: el organismo se conserva gracias a la deshidratación que sufre debido a altas temperaturas.
  • Conservación en ámbar o brea: en este caso el organismo es “atrapado” por la savia espesa de algún árbol que luego se solidifica dejando adentro al organismo intacto, incluso con sus partes blandas y toda su información genética. Igualmente se da este caso cuando el organismo es atrapado en brea (petróleo crudo).
Impresión

También denominado fosilización por compresión, impronta o huella, tiene lugar cuando el organismo queda sobre alguna superficie de poca o relativa dureza como arena, lodo, limo, arcilla, piedra caliza, etc., y que luego es cubierta por sedimentos que se endurecen con el tiempo, dando como resultado una impresión en dos dimensiones del organismo o de alguna parte de él.

 

Tipos de fosilización según el proceso químico

 

 

Carbonatación

Sucede cuando las partes duras del organismo se transforman en carbonato cálcico o calcita.

Silicificación y opalización

La sílice disuelta que contiene el agua, los sedimentos o la lava volcánica se deposita en los poros e intersticios del organismo y facilita su fosilización en forma de sílice (llamado xilópalo cuando el fósil es un tronco) u ópalo.

Piritización

Es cuando la materia orgánica es sustituida por pirita o marcasita, producto de la combinación del hierro presente en el agua con el ácido sulfúrico que se produce por la descomposición del organismo en un ambiente sin oxígeno.

Fosfatación

El fosfato cálcico presente en los huesos y dientes de los animales vertebrados permite la socialización con la ayuda del carbonato de calcio que poseen las rocas y los lechos de mares y ríos.

Carbonificación

Durante el período carbonífero de la Era Paleozoica la tierra tenía grandes extensiones de bosques que luego degeneraron en carbón gracias a condiciones atmosféricas particulares; es el proceso de mineralización más común para las especies vegetales.

 

Según el proceso físico que se produce

 

 

Desarticulación

Desmembramiento de los esqueletos a la altura de sus articulaciones, debido a la destrucción de los ligamentos.

Fragmentación

Ruptura por impacto físico o depredación de otros animales, incluso previo a su muerte.

Abrasión

Deterioro o pulido de los huesos, suavizando sus formas y perdiendo detalles. Esto puede producirse por el tiempo, agentes abrasivos externos o fragilidad en la estructura del esqueleto.

Bioerosión

Se produce en organismos marinos como algas o esponjas en mares de poca profundidad.

Corrosión

Los minerales presentes en los sedimentos van corroyendo lentamente los huesos.

 

Según la presencia o no del organismo

 

 

Corporal

Cuando la estructura del organismo está presente y conservada, aunque transformada en mayor o menor medida por el proceso de mineralización.

Molde

Impresión o relleno que queda luego que ha desaparecido la materia orgánica del organismo. Dependiendo de si el fósil refleja la parte exterior o interior del organismo, el molde será externo o interno.

Sustancias fósiles

Cuando las altas presiones, altas temperaturas y cambios físicos, químicos y geológicos intervienen en lo que hace miles de años fueron seres vivos, transformándolo en hidrocarburos líquidos (petróleo), gas natural o carbón (grafito, diamantes, calcita, etc.).

 

Conclusiones

 

Según el tipo de fosilización podrán encontrarse fósiles de animales prehistóricos (como los dinosaurios), especies marinas (peces, moluscos y artrópodos marinos), vegetales (ámbar, copal o carbón) en incluso homínidos y humanos antiguos.

El término “Fósil Viviente” puede encontrarse en algunos textos y es el nombre que se le da a ciertas especies que existen en la actualidad pero que son muy similares en apariencia a especies que ya se extinguieron. También se utiliza para nombrar a ejemplares que se creían extintos y que luego se han encontrado algunos vivos.

 

HIDROCARBUROS

 

Se han originado de forma natural por un proceso de fosilización en anoxia (falta de oxígeno) ambiental: la materia orgánica no se ha degradado por microorganismos (que no pueden vivir), haciéndose dióxido de carbono (CO2) y agua (H2O), sino que permanece en forma de moléculas orgánicas más complejas, sólidas, líquidas o gas, la energía de las cuales es la que se libera en utilizarlos como combustible.

Definición de combustible fósil

Existen varias definiciones de combustible fósil. Desde nuestro punto de vista una definición que refleja mejor lo que es un combustible fósil es la siguiente:

Los combustibles fósiles son aquellos combustibles originados por la descomposición parcial de materia orgánica de hace millones de años transformada por la presión y temperatura debidas a las capas de sedimentos acumulados sobre él.

Por definición, los combustibles fósiles son considerados fuentes de energía no renovable; el consumo de este combustible es muy superior al tiempo en que tarda en generarse (millones de años).

Petróleo

El petróleo es un aceite mineral, constituido por hidrocarburos, contenido en grandes bolsas a los estratos superiores de la corteza terrestre. Este combustible fósil, una vez refinado, da una gran cantidad de productos empleados como fuente de energía (gasolina, gasóleo, fuel, etc.) o como materia prima de la industria petroquímica.