El museo de fósiles y minerales de Elgoibar Mufomi conserva numerosos restos de fósiles de invertebrados así como numerosos ejemplares de minerales recogidos en la Antártida. En este artículo mostramos la historia de algunos de estos fósiles de la Antártida que han llegado a las vitrinas de nuestro museo.

Fósiles de la Antártida en el museo. (La isla Seymour – Marambio)

 

La isla Seymour, también conocida actualmente como Marambio, se encuentra situada en el extremo noroccidental de la pèninsula Antártica, conocida y estudiada a nivel mundial como un paraíso de la flora y la fauna fósil que hace millones de años poblaron todo el continente Antártico. Pertenece al grupo de la isla James Ross, con una longitud máxima de 19 kilómetros y una anchura de 8 kilómetros en su parte más extensa. Cuenta con aproximadamente unos 100 kilómetros de superficie y su parte más elevada se encuentra a 530 m. La temperatura media en verano es de +1º, descendiendo en invierno hasta los -21º, habiendo picos en verano de hasta +20º y -60º de sensación térmica en invierno.

Mapa general del continente Antártico. En el extremo superior izquierdo se sitúa la península Antártica, donde se localiza la Isla Seymour (Marambio)

 

Los fósiles de Marambio

 

Mapa geológico general simplificado de la isla, en el extremo superior izquierdo se sitúa la península Antártica, donde se localiza la Isla Seymour (Marambio)

Los fósiles que se han encontrado en la Isla Seymour hacen de ésta la piedra Rosetta de la paleontología Antártica. Podemos encontrar fósiles de animales vertebrados, invertebrados y flora fósil de diversas y variadas especies.  De los animales vertebrados, se han podido localizar anfibios (ranas), reptiles como los mosasáuridos incluyendo el huevo fósil más grande localizado en el registro fósil actual, aves marinas de la familia de los pingüinos, mamíferos terrestres como los marsupiales y diversos tipos de placentarios, también variadas especies de peces y dientes de tiburones completan la visión de los fósiles vertebrados encontrados en la isla. En cuanto a los animales invertebrados se han localizado fósiles de moluscos de la clase bivalvos, también moluscos gasterópodos, moluscos Cefalópodos de la clase de los ammonites, además de braquiópodos, equinodermos, crustáceos, anélidos y numerosos fragmentos de fauna sin identificar. Por parte de la flora fósil destacaremos las maderas de diversas coníferas del tipo araucarias y cipreses con hasta cinco especies diferentes, todos estos tipos de animales y flora fósil se desarrollaron durante un extenso periodo de tiempo que va desde la era Mesozoica en el periodo Cretácico Superior piso Maastrichtiense con 68 millones de años que constituye el registro fósil más antiguo de la isla con fauna de rotularias hasta la era Cenozoica del periodo Terciario de la época del Oligoceno con 35 millones de años con fauna de restos de pingüinos fósiles siendo estos últimos los fósiles de edad más recientes encontrados hasta el momento, abarcando un periodo de tiempo de aproximadamente unos 33 millones de años .

 

Los fósiles de la antártida del Museo

 

En el museo de fósiles y minerales de Elgoibar Mufomi conservamos numerosos restos de animales invertebrados fósiles así como numerosos ejemplares de minerales recogidos en la isla Seymour – Marambio hace cerca de 50 años. Entre los ejemplares fósiles que se exhiben en las vitrinas citaremos los ejemplares de maderas fósiles de la especie Cupressinoxylon seymourense, de los cuales se muestran 4 ejemplares en perfecto estado de conservación. Corresponde a flora fósil datada en la transición entre el Eoceno – Oligoceno con 38 millones de años aproximadamente. La flora similar actual se encuentran en latitudes de clima lluvioso, temperaturas templadas – frías y con estaciones diferenciadas.

Fósiles de la Antártida en el Mufomi

Flora fósil de Cupressinoxylon seymourense Museo de fósiles y minerales de Elgoibar, Mufomi.

Fósiles de la Antártida en el Mufomi

Fósil de molusco bivalvo. Barbatia sp. Mufomi

También conservamos varios ejemplares de fósiles de invertebrados, un molusco gasterópodo la Sigatica sp. del Eoceno, bien conservado con 43 millones de años de antigüedad. De la misma edad destacamos una Ampulella sp. y tres Atleta sp.

Fósiles de la Antártida en el Mufomi

Fósil de molusco gasterópodo, Sigatica sp., Mufomi.

Fósiles de la Antártida en el Mufomi

Fósil de molusco gasterópodo, Ampulella sp. Mufomi.

En cuanto a los moluscos Bivalvos tres ejemplares perfectamente conservados de Glycymeris sp., un excepcional ejemplar de Barbatia sp. y otro de Cucullacea sp., una Panopea y otro fósil indeterminado posiblemente un pycnodonte todos ellos de Eoceno con entre 50 y 40 millones de años.

Fósiles de la Antártida en el Mufomi

Fósil de molusco bivalvo, Cucullaea sp.

Fósiles de la Antártida en el Mufomi

Fósil de molusco bivalvo. Barbatia sp. Mufomi

Fósiles de la Antártida en el Mufomi

Fósiles de moluscos gasterópodos. Atleta sp. Mufomi

 

Por parte de los braquiópodos tenemos uno del grupo de las Terebrátulas y terminamos con un anélido tipo Sérpula. Nos parece interesante destacar todos estos tipos de fósiles que conservamos en el museo debido a la rareza del lugar donde fueron recogidos.

 

La base Antártica Marambio

 

Base Marambio

Sello conmemorativo de la base Antártica Marambio

Construida en honor al vicecomodoro Gustavo Marambio, militar que sobrevoló en 1951 el continente Antártico, y de propiedad argentina. En el año 1958 se empezaron a construir las primeras instalaciones tanto científicas como militares. Inaugurada oficialmente en el año 1959, ya en sus primeros pasos contó con un pequeño aeródromo de 300 metros, el primero y único durante muchísimos años que existió en la Antártida. Con el paso de los años tanto las instalaciones como el aeródromo fueron ganando entidad y tamaño. En el año 1970 la pista de aterrizaje ya tenía 1200 metros; si en el año 1959 sólo podían aterrizar aviones de pequeña envergadura, a partir del año 1970 podían hacerlo aviones enormes tipo Hércules, logrando aumentar el suministro de todo tipo de enseres a todas las bases establecidas en el continente Antártico.

Debido a estas circunstancias y la accesibilidad, la isla de Marambio se convirtió en la base de operaciones y suministros para el resto del continente.  También las expediciones científicas tuvieron un trampolín excepcional para sus estudios, empezando como no por la rica y variada geología de la isla, sin duda la mejor estudiada a nivel paleontológico de la Antártica. Los estudios científicos también han llegado a la conclusión de que el clima en tales latitudes hace millones de años era templado y lluvioso, muy diferente al helado desierto actual.

Mapa geológico de la isla Marambio (Seymour) confeccionado por el instituto geológico español.

Cómo llegan los fósiles al museo

A principios de los años 70 el ingeniero argentino Carlos Enrique Benavides, fue contratado por el gobierno y el ejército de Argentina para la construcción de los pontones de cerramientos de los habitáculos y almacenes de la base científico – militar de Vicecomodoro Gustavo Marambio. Carlos Enrique, persona sensible y cultivada, advierte de la presencia durante las numerosas excavaciones de cimentación del terreno de fósiles y minerales que despiertan su curiosidad, recogiendo in situ numerosas muestras. Carlos Enrique en su viaje de retorno a Buenos Aires donde reside decide llevarse estas muestras a modo de recuerdo, sin concederles más importancia, sin llegar a saber que es quizás de las primeras personas en empezar de manera involuntaria el estudio paleontológico de la Antártida.
Ya en el año 1998, Carlos Enrique, que lleva varios años en España trabajando como ingeniero de manera autónoma, conoce a nuestro fundador José María Tobajas Ramos (Txema) y trabando ambos una fuerte amistad. Derivada de ella y conocedor de la afición de Txema por los fósiles, Carlos Enrique le hace donación de todos los ejemplares que hacía casi 30 años había recogido en el continente Antártico, y como por avatares del destino estos han terminado en el museo de Elgoibar.

Galería de imágenes de fósiles de la Antártida en el Mufomi

©Fotos y mapas: Mapa de la Antártida, Mapa geológico de la isla de MarambioSello conmemorativo de la base Antártica Marambio, Base Marambio, Mapa geológico de la isla Marambio confeccionado por el instituto geológico español.